La marihuana nunca deja de sorprendernos, no sólo por sus propiedades sino por la infinidad de usos que tiene. Podríamos decir que esta planta milenaria es como el cerdo: se aprovecha todo.

No solo existen múltiples aplicaciones industriales, como hemos hablado en otras ocasiones, sino que en casa también podemos encontrar distintas formas de aprovechar nuestro cultivo más allá de fumar.

Si te interesa saber cómo aprovechar la marihuana en casa sin necesidad de fumar ¡sigue leyendo!

ACEITES DE MARIHUANA

El aceite de marihuana no es nada nuevo, pero debido a los prejuicios sobre el cannabis en muchas partes del mundo, se ha limitado su utilización durante muchos años.

Estos aceites son concentrados que se obtienen mediante la extracción de los cannabinoides de las flores de la planta. Su ventaja sobre otras formas de consumo es que los cannabinoides se encuentran en una elevada concentración y se puede consumir por vía oral, por lo que es ideal para aquellos que quieren evitar los daños producidos por el humo. Esta alta concentración hace que los efectos del aceite de marihuana sean más potentes, pero varían en función de la genética con la que se elabora.

Comercialmente, se suele denominar aceite de cannabis al que contiene THC (psicoactivo) y aceite de cáñamo a los que contienen únicamente CBD (no psicoactivo). Si poseen CBD y THC, el aceite de marihuana nos puede ofrecer lo mejor de ambos mundos.

El aceite de CBD se ha popularizado en el mercado en los últimos años. El problema que se ha detectado es que en algunos casos se utiliza el CBD como reclamo publicitario, pero la cantidad contenida es insignificante, por lo que si queremos beneficiarnos realmente de sus propiedades es importante informarnos bien de la concentración real.

Si elaboras tu aceite de marihuana en casa puedes ajustar la dosis, el sabor y elegir la genética según los efectos que busques: THC, CBD o ambos.

Los expertos recomiendan no abusar de los aceites de marihuana, ya que aunque sus efectos pueden tardar más en aparecer que cuando se fuma, son más potentes. Por eso mismo, es aconsejable empezar con dosis pequeñas cuando se elabora por primera vez.

CREMAS Y POMADAS DE MARIHUANA

Las cremas y pomadas de marihuana se han utilizado desde la Antigüedad y son una de las formas de uso del cannabis más comunes. Habitualmente se elaboran con una extracción de marihuana junto a un disolvente graso, como cera de abeja, aceite de coco o vaselina.

Las cremas y ungüentos de marihuana que se aplican por vía tópica no “colocan”, pero en la piel se encuentran numerosos receptores del sistema endocannabinoide que facilitan la absorción de sus componentes. Normalmente, estas cremas de marihuana se utilizan para aliviar molestias musculares debido a las propiedades antiinflamatorias y analgésicas atribuidas a la planta del cannabis.

Debido a los múltiples beneficios de los productos con cannabis para la piel, son cada vez más comunes las cremas industriales. La ventaja de hacer tu propia crema de marihuana en casa es que obtienes un producto totalmente natural e igual o más efectivo que las opciones industriales.

MANTEQUILLA CANNÁBICA

La mantequilla cannábica es una de las mejores formas de consumo para los amantes del CBD que no quieren entrar en contacto con el humo, aunque también es una opción para aquellos que buscan el lado recreativo de la marihuana y quieren potenciar los efectos del THC. 

Es importante tener en cuenta que los comestibles con marihuana tienen un mayor poder psicoactivo, cuando se elabora mantequilla cannábica con una genética con THC se debería tener mucha precaución con las dosis. Normalmente se utilizan los restos de la cosecha y las hojas más pequeñas y resinosas.

Se pueden aprovechar de las propiedades del CBD sin miedo a colocarse demasiado, ya que optando por una genética solo CBD no tendrá efectos psicoactivos.

En el Instagram de Élite Seeds puedes encontrar nuestra receta para saber cómo hacer mantequilla cannábica.

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Una publicación compartida de Élite Seeds (@eliteseeds)

ALCOHOL PARA FRIEGAS

El alcohol de marihuana para friegas es otra forma de uso tópico muy popular y utilizada desde hace siglos para relajarse y aliviar molestias musculares gracias a las propiedades antiinflamatorias que se atribuyen al cannabis. Algunas personas también lo utilizan  para mejorar la sensación de piernas y pies cansados.

Se elabora muy fácilmente, con hojas de marihuana secas y alcohol de 96º, por lo que viene muy bien para aprovechar los restos de la cosecha. Como su nombre indica, se utiliza realizando friegas sobre la piel.

Lo más recomendable es utilizar genéticas ricas en CBD para elaborarlo, debido a sus posibles propiedades antiinflamatorias. Los efectos del alcohol de marihuana al aplicarlo sobre la piel suelen ser muy rápidos.formas aprovechar marihuana sin fumar

INFUSIONES DE MARIHUANA

En primer lugar es importante señalar que el cannabis no es hidrosolubre, por lo que se debe añadir leche entera o mantequilla al elaborar estas infusiones para que los cannabinoides se adhieran a otras moléculas.

Las infusiones de marihuana son otra forma de aprovechar al máximo tu cosecha. Normalmente se dice que favorecen la digestión, ayudan a relajarse y conciliar el sueño, aunque sus efectos dependen de la variedad utilizada.

Al igual que sucedía con la mantequilla cannábica, hay que tener presente que los comestibles con marihuana tienen un efecto muy potente, por lo que se utilizan genéticas con THC se debe ser muy precavido con las dosis. Si no has hecho nunca infusión de marihuana en casa, se recomienda empezar con 0,5g por cada litro de agua.

Por su parte, las infusiones de CBD combinan muy bien con otro tipo de infusiones como la tila o la manzanilla, pues pueden ayudar a potenciar su efecto relajante.