Llámanos ahora: +34 622 27 59 20|info@eliteseeds.com

Marihuana para morir; así ‘colocan’ a las langostas antes de cocinarlas

2018-11-07T13:01:00+00:00 noviembre 7th, 2018|Actualidad|0 Comments

Parecerá un titular de El Mundo Today, pero lo cierto es que es una noticia de la vida real. Hace unos meses, saltó a las redes una polémica que ya lleva muchos años surgiendo en las cocinas de los mejores restaurantes. Y es que Suiza prohibió este año la tan extendida práctica de cocinar vivas las langostas, metiéndolas en agua hirviendo. Por eso, ante el problema moral que supone, algunos chefs han decidido dar marihuana a estos crustáceos antes de cocinarlos.

La razón más extendida por la que se realiza esta práctica es que la langosta, al igual que otros crustáceos, contiene bacterias perjudiciales para la salud. Así lo explica el restaurante Jolastoky en su web: “Una vez que la langosta está muerta, estas bacterias pueden multiplicarse rápidamente y soltar toxinas que pueden no destruirse cuando se cocina. Al cocinar la langosta viva, se minimiza la posibilidad de intoxicación.

Desde el restaurante aseguran que también hay una razón ‘práctica’; “El sistema nervioso de la langosta es muy diferente al de otros animales (por ejemplo, a los mamíferos), y no se puede asegurar una muerte rápida con los sistemas que se utilizan con otras especies. Un corte limpio de la cabeza, por ejemplo, no asegura el cese del funcionamiento de su sistema nervioso, por lo que algunas voces aseguran que la inmersión en agua hirviendo es más rápido y uniforme´´.

A raíz de la decisión de Suiza, que obligaba a ‘aturdir’ a las langostas antes de cocinarlas, algunos restaurantes se las han ingeniado para hacer supuestamente menos doloroso el final de estos crustáceos. En el restaurante Charlotte’s Legendary Lobster Pound, ubicado en Maine, Estados Unidos, su cocinera ha decidido anestesiar con marihuana a las langostas antes de meterlas en el agua. Según dice, “quieren humanizar el proceso de cocinar estos crustáceos´´.

Charlotte Gill, dueña del establecimiento, colocó al animal en una caja con un poco de agua, se hizo un porro y sopló en el interior. Tras un rato, comprobó cómo el animal estaba más tranquilo, no estaba tan agresivo y no se peleaba con sus compañeros del tanque. Después de la prueba lo liberaron al mar. La propietaria del local ha afirmado que pretende emplear este método cuando los clientes lo pidan, y después construir un espacio donde pueda sedar a varias langostas al mismo tiempo.

Además, Gill cree que la sedación aportará una carne más sabrosa, puesto que rebajará el estrés del animal en el momento del sacrificio. Según el zoólogo de la Universidad de Nueva Hampshire, Win Watson, “es una posibilidad que merece la pena estudiar´´. Según explica, “es un campo poco estudiado, pero creo que es posible que tengan receptores para eso y afecte a su comportamiento´´, afirmó el especialista. “Falta ver qué implicaciones tiene todo el procedimiento para el comensal´´.

Parece que este método ya se está empleando en otros restaurantes, pero hasta el momento, no existen suficientes evidencias científicas que lo demuestren. Desde Élite Seeds somos conscientes de que se podría evitar el sufrimiento de estos animales de muchas maneras. Desconocemos si el cannabis es una de ellas, pero en el caso de que así sea, les aconsejamos que le den un poco de nuestra Banana Joint: dulce, placentera y muy relajante.

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies