Canadá ha comenzado a desarrollar la segunda y última fase del proceso de legalización de la marihuana. El llamado ‘cannabis 2.0’ permitirá a los canadienses comprar todo tipo de comestibles con THC y CBD; desde refrescos o cervezas hasta chocolate, galletas o pasta. También se regulará la venta de productos ya preparados para vapear.

Desde hace un par de semanas, en Canadá es legal comprar edibles hechos con marihuana, aunque por desgracia, los canadienses no han podido comprar todavía ninguno de estos productos. Esto se debe a problemas logísticos y regulativos que impiden que las tiendas de las principales provincias del país tengan existencias. Un problema que muchos ciudadanos no entienden viendo todo el tiempo que han tenido para adaptarse a la nueva normativa. 

El 17 de octubre de 2018 se reguló el consumo recreativo del cannabis, pero solo para fumar. Para las extracciones, comestibles o productos de vapeo, el Gobierno decidió esperar otro año, fecha que venció el pasado 17 de octubre. A pesar de ello, las autoridades sanitarias del país han exigido un periodo de dos meses para aprobar la venta de estos productos. Dicho plazo finalizó el pasado 17 de diciembre.

Patty Hajdu, ministra de Sanidad de Canadá, ha explicado que el Gobierno “ha legalizado y regulado el cannabis para que no llegue a los jóvenes y sus beneficios no sean aprovechados por los criminales´´,  y que para conseguir estos objetivos, los “comestibles de cannabis, extractos y cremas solo pueden ser legalmente vendidos en Canadá, siguiendo estrictas normas y a través de vendedores autorizados´´.

Los productos de Cannabis 2.0 no llegarán a las tiendas hasta mediados de enero

Al legalizar el cannabis, y cediendo a las presiones de la oposición, el Gobierno canadiense decidió in extremis traspasar algunas de las decisiones regulatorias a las autoridades de cada provincia. Por eso en Ontario, la provincia más poblada de Canadá, en Quebec y Alberta, los legisladores han establecido su propio sistema de distribución, en vez de permitir que los productores puedan entregarla directamente a los consumidores. 

Es en estas tres zonas donde las entidades encargadas de vender los productos derivados del cannabis avisaron de que las tiendas no iban a recibir sus primeros productos hasta mediados de enero, mientras realizan pruebas para garantizar la calidad. Además, en Quebec existen normas en vigor más estrictas que en el resto del país. Esto hace que algunos de los comestibles que son legales en la mayoría de provincias de Canadá, no lo sean en Quebec.

Para los productores de cannabis del país, este retraso supone un gran problema. Y es que las ventas de flores se han estancado, existe una sobreproducción que supera a la demanda, y grandes empresas como Canopy Growth o Tilray han sufrido importantes caídas en bolsa. 

Estas compañías esperaban la regulación del Cannabis 2.0 como agua de mayo, ya que les otorgaba la posibilidad de llegar a muchos más consumidores, que no quieren inhalar la hierba pero sí consumirla de forma oral o tópica. Parece que, de momento, tendrán que esperar.

En España, a pesar de la falta de regulación, las empresas del sector cannábico seguimos innovando y creciendo. Somos la novena potencia mundial en este sector, y es importante defenderlo. Por eso, desde Élite Seeds queremos recordar la importancia de dar voz a La Planta y a los cultivadores. Tenemos que luchar para que el cannabis pueda ser legal algún día en nuestro país.

También te puede interesar: