Llámanos ahora: +34 622 27 59 20|info@eliteseeds.com

Cannabis al volante: ¿Cómo medir su peligrosidad?

2019-07-24T16:38:03+00:00 julio 24th, 2019|Uncategorized|0 Comments

El cannabis al volante nunca es recomendable. Aunque la legalización de la marihuana ya lleva años en marcha en algunos países, todavía no está claro en qué medida los conductores que han consumido cannabis suponen una amenaza para la salud pública, y como deben ser tratados por la administración. 

La cantidad de alcohol en sangre y la disminución en la capacidad de atención suele ser paralelo. Pero, a diferencia del cannabis u otras drogas, el alcohol se elimina de forma bastante rápida del cuerpo. Además, los test que lo detectan con el aliento es una forma rápida de saber si un conductor está borracho o puede conducir. 

Sin embargo, detectar a personas que conducen bajo los efectos del cannabis no es tan sencillo. En Colorado, el límite permitido de consumo se situaría en cinco nanogramos de THC por cada miligramo de sangre. Pero no existe una correlación lineal entre la concentración de THC en sangre y la incapacidad para conducir. Y para realizar un examen preciso que determine esta concentración sería necesario realizar una prueba de saliva o sangre.

El THC puede permanecer semanas en la sangre. Por eso, a diferencia que el alcohol, su presencia no es tan determinante para saber el estado en el que se encuentra el conductor. Esta situación es la que plantea retos a la hora de examinar la relación entre legalización y seguridad vial. 

En algunos países se han aprobado leyes que marcan límites según ciertos niveles de concentración de THC en sangre, independientemente del estado y capacidades que muestre el conductor. Mientras el consumo de cannabis puede disminuir las habilidades al volante, los datos que ofrece un informe realizado por la institución que regula la seguridad en las autopistas de Estados Unidos sugiere que las posibilidades de estar implicado en un accidente tras haber consumido marihuana son bastante menores que tras haber ingerido alcohol. 

Una explicación es, por ejemplo, que el alcohol suele provocar agresividad, lo que hace que sea más fácil tener un accidente. Por contra, la marihuana puede producir una conducción demasiado lenta, de forma que, aunque suele ser ilegal conducir bajo sus efectos, no está demostrado que hacerlo constituya un problema grave, o que el enfoque que ha adoptado la policía al respecto sirva de mucho. Aun así, esto no significa que se deban obviar sus posibles riesgos al volante en los lugares donde el cannabis es legal. 

La mayoría de usuarios cree que el cannabis al volante no es peligroso

Eaze, una empresa de California que entrega cannabis a domicilio, realizó una encuesta entre sus usuarios para saber qué medios de transporte solían utilizar. Descubrió que el 64% de los encuestados conduce en la hora siguiente al consumo. 

De los adultos que consumen y conducen, el 77% contestó estar convencido de que no afecta a sus capacidades al volante, y el 16% piensa que consumirlo mejora incluso sus habilidades. Una nueva ley aprobada en California exige que la policía busque métodos más eficaces y basados en hechos para detectar y ofrecer un mejor enfoque en cuanto a la conducción bajo los efectos del cannabis. Mientras, este sigue siendo uno de los aspectos de la legalización del cannabis que sigue planteando más dudas.

Desde Élite Seeds creemos que no supone grandes riesgos conducir tras haber consumido cannabis, siempre que sea tras haber esperado un par de horas. Y cuando nosotros mismos nos encontremos en plenas facultades para hacerlo. Desde luego, los métodos actuales de detección son poco precisos y vulneran los derechos de los consumidores. 

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies