Llámanos ahora: +34 622 27 59 20|info@eliteseeds.com

CRISPR, la polémica técnica con la que se podría crear cannabis transgénico

2019-06-26T11:37:02+00:00 junio 26th, 2019|Ciencia y cannabinoides|0 Comments

Durante los últimos años, el CRISPR, una técnica de modificación genética, se ha puesto de moda en la industria agrícola. Este proceso consiste en hacer un ‘corta y pega’ del ADN de un organismo vivo, con el fin de modificar algunos de sus atributos, para luego insertarlos nuevamente en su genoma. La Unión Europea calificó el año pasado a los organismos modificados mediante CRISPR como transgénicos. Pero, ¿podría este método llegar a colarse en el sector cannábico?

El CRISPR se ha utilizado comúnmente para modificar ciertos atributos de los organismos. En el caso de las plantas se ha utilizado, por ejemplo, para eliminar las semillas de los tomates. El año pasado, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), equiparó las variedades de plantas y animales creadas mediante esta técnica de edición de genomas con los organísmos genéticamente modificados (GMO), más conocidos como transgénicos.

Este método de edición genética permite ‘cortar y pegar’ ciertas partes del genoma de cualquier organismo vivo. Poco a poco, el CRISPR ha salido de los laboratorios para colarse en las técnicas agrícolas. Mediante él se han conseguido plantas más estables, frutas sin pepitas o con la piel más gruesa.

Pero ahora, y tras la decisión del TJUE, los organismos modificados con CRISPR/Cas9 y otras tecnologías similares se les aplicará la directiva de la UE 2001. Esto significa que se han establecido estrictas restricciones de seguridad, así como la aprobación previa de las autoridades reguladoras de los productos transgénicos.

Cannabis transgénico, ¿una realidad?

Esta técnica de mejora vegetal podría llegar también al sector cannábico. Hasta ahora, los bancos de semillas se habían esforzado por crear sus variedades mediante la selección natural. Esto supone un esfuerzo y trabajo considerable, ya que se necesita cultivar una gran cantidad de plantas para poder seleccionar aquellos individuos con mejores atributos y seguir cruzándolos hasta conseguir una variedad estable.

A pesar de que esta técnica supone años de trabajo, teniendo en cuenta la situación legal del cannabis en gran parte del mundo, los usuarios siempre han valorado el esfuerzo de las empresas en este sentido. Hay que tener en cuenta que la cultura cannábica está muy ligada a la naturaleza, y lógicamente, los consumidores no suelen ver con buenos ojos que se ‘maltrate’ a la planta con métodos dudosos con el fin de obtener mejores individuos, cuando el mismo resultado pero con mejor calidad, se puede conseguir mediante la selección y crianza natural.

Por eso, hasta ahora nadie se había atrevido a ‘violar a la planta’ metiéndose en lo más profundo de su ADN con el fin de modificarla genéticamente. Pero parece que el cannabis transgénico es una realidad cada vez más cercana. Eso sí, no para el cultivador de a pie.

La María de las farmas

Si hubiera empresas que estuvieran realizando nuevas variedades de cannabis mediante la técnica de CRISPR no lo estarían haciendo para que el consumidor pueda autocultivarse mejores plantas. Como ya hemos indicado más arriba, los productos transgénicos están sometidos a una estricta normativa, tanto para su venta como para, en este caso, su cultivo.

Por tanto, una semilla de cannabis transgénico no podría ser vendida al público, ni si quiera para coleccionismo. Tan sólo podría distribuirse a aquellas empresas y entidades que posean los medios necesarios para poder cultivarla bajo las directrices que la UE establece para los transgénicos.

Según publicó en una columna el investigador Josep M. Casacuberta, que perteneció hasta el pasado año a la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, “la equiparación de la edición génica a la transgénesis y la obligación de seguir procesos complejos y costosos para la aprobación de sus productos derivados impedirá a las empresas ganaderas y de semillas pequeñas y medianas, y a la práctica totalidad de las de la UE, competir con las grandes empresas multinacionales en la obtención de nuevas variedades´´.

Eso significa que tan sólo las grandes empresas podrían dedicarse al cultivo y distribución de estas plantas (o semillas), ya que son las únicas capaces de invertir en instalaciones precisas para el cultivo de cannabis transgénico. Por eso, una empresa que se dedique a hacer variedades mediante esta técnica nunca lo hará para el cultivador, sino que lo estará haciendo para, principalmente, las grandes farmas.

En Élite Seeds siempre hemos apostado por la mejora genética vegetal mediante la crianza y selección natural. En nuestros laboratorios nos encargamos de analizar a nuestros individuos, lo que nos proporciona resultados más preciosos acerca de sus atributos, como por ejemplo el porcentaje o ratio de cannabinoides que contienen.

Gracias a ello hemos podido crear variedades con alto contenido en CBD, y también genéticas con cannabinoides hasta ahora desconocidos, como el THCV, el CBDV y el CBG. Y lo hemos hecho siempre pensando en nuestra cultura y en el autocultivo. Nosotros creamos variedades para las personas amantes de esta cultura, y no para empresas que buscan el lucro sin tener en cuenta a los consumidores.

Así que recuerda, en Élite Seeds creamos las plantas que las farmacéuticas nunca querrían que tuvieras.

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies