Llámanos ahora: +34 622 27 59 20|info@eliteseeds.com

Esta mujer es incapaz de sentir dolor; su cerebro genera el doble de cannabinoides

2019-04-03T09:57:29+00:00 abril 3rd, 2019|Ciencia y cannabinoides|0 Comments

Este es el increíble caso de Jo Cameron, una británica que nunca ha experimentado la sensación de dolor. La ciencia no la conoció hasta que la ingresaron para operarla y le dijo al anestesista que no hacia falta que la durmieran. ¿La razón? Su cerebro produce el doble de endocannabinoides.

Sucedió en el hospital Raigmore de Inverness, Escocia. Una mujer acudió para someterse a una intervención para extraerse un hueso de la muñeca de la base del dedo pulgar por una osteoartritis. Jo Cameron le comentó entonces al anestesista, Devjit Srivastava, “No hace falta que me pongas anestesia, porque no siento el dolor´´.

Srivastava, incrédulo, siguió con el protocolo y durmió a la paciente. Pero no dejó de pensar en lo que le había dicho la señora Cameron. La curiosidad llevó a la investigación y lo que descubrieron fue sorprendente. El pasado jueves, un equipo internacional de investigadores presentó el caso de Jo Cameron, probablemente la mujer más feliz del mundo, porque su extraña mutación genética también hace que esté siempre con una sonrisa de oreja a oreja, y que sea incapaz de sufrir cualquier tipo de depresión.

Su cerebro produce el doble de endocannabinoides

Según los científicos, estas características tan poco comunes se producen por dos mutaciones en su genoma que hacen que tenga casi el doble de cannabinoides endógenos en su cerebro. Según bromea Cameron, “es muchísimo. Esto me hace ridículamente feliz y es molesto estar conmigo. A la gente le gusta estar triste´´.

Después de aquella operación, Srivastava estuvo pendiente de su paciente. Observo como le administraron una dosis rutinaria de Paracetamol y no volvió a pedir más medicación, a pesar de que el pos-operatorio de este tipo de intervenciones suele ser bastante doloroso.

Fue entonces cuando comenzaron las preguntas. No era la primera vez que Cameron se sometía a una operación sin sentir dolor. Hace un año se operó para reemplazar su cadera por una prótesis. Tampoco sufrió ningún dolor. Ella asegura, incluso, que se quema a menudo, y que no se da cuenta hasta que comienza a oler a carne quemada.

Aun así, en una entrevista telefónica con el diario El País, admite que “no es algo bueno. Esto tiene sus ventajas y sus inconvenientes. El dolor te avisa de que algo malo está pasando. Y yo no me entero´´. El anestesista comentó este interesante caso a otros compañeros, hasta que llegó a instituciones como las universidades de Oxford, Cambridge y California.

El estudio, que se ha publicado en la revista British Journal of Anaesthesia, señala las posibles causas de esta absoluta felicidad y ausencia de dolor de Jo Cameron. Según explica, se debe a que su cerebro produce el doble de Anandamida, un endocannabinoide encargado de producir la sensación de felicidad. De ahí su nombre, Ananda, que en sánscrito significa felicidad.

En un artículo escrito por Fundación CANNA, señalan que nuestro cuerpo produce varios tipos de cannabinoides. La Anandamida y y el 2-araquinodilglicerol (2-AG) son los dos más comunes. Estas sustancias las produce nuestro sistema endocannabinoide.

Según explican, la función principal del sistema endocannabinoide es “la regulación de la homeostasis del cuerpo. Juega un papel importante en muchos aspectos de las funciones neuronales, incluyendo el aprendizaje y la memoria, la emoción, el comportamiento adictivo, la alimentación y el metabolismo, el dolor y la neuroprotección´´.

Cuando las neuronas liberan endocannabinoides, éstos se unen a los receptores cannabinoides, activando su función. Desde la fundación lo explican muy bien; “Esta activación produce cambios dentro de las células que desembocan en las acciones finales del sistema endocannabinoide sobre los procesos fisiológicos del cuerpo. El sistema endocannabinoide se implica en una amplia variedad de procesos fisiológicos, por ejemplo la modulación de la liberación de neurotransmisores, la regulación de la percepción del dolor y las funciones cardiovasculares, gastrointestinales y hepáticas´´.

Por eso, al producir Jo Cameron el doble de Anandamida, su sistema endocannabinoide consigue frenar cualquier tipo de dolor, físico o psicológico, produciendo un efecto similar al de los fitocannabinoides de la marihuana, especialmente el CBD. Una vez, en la consulta del Doctor Srivastava, llegó a comer como si nada una bolsa de pimientos de la variedad Scotch Bonnet, conocidos en algunos países como bolas de fuego, sin sentir la sensación de picante muchas veces inaguantable.

cannabinoides

Jo Cameron comiendo pimientos ultrapicantes en la consulta de Srivastava.

Este peculiar caso podría ayudar a descubrir nuevos tratamientos contra el dolor o la depresión. Cameron, ahora una profesora retirada de 71 años, heredó dos mutaciones en el genoma humano que supuestamente debería dar las instrucciones para eliminar el exceso de anandamida. Los investigadores creen que no sufre ningún problema en la transmisión del dolor, sino que la abundancia de anandamida en el cerebro hace que directamente no lo sienta.

Según explica el anestesista Srivastava, “las señales que llegan al cerebro forman la experiencia del dolor, pero esta sensación depende de la genética, del estado emocional, del estado hormonal, de las expectativas, de las experiencias previas y de otros factores´´. Por eso, una sobredosis natural de anandamida en el cerebro de Cameron borra ese mensaje de dolor en el cerebro.

El cannabis y el cerebro se llevan bien

Una vez más, el cannabis y en general, todo lo que le rodea, ha demostrado tener un gran potencial medicinal. Hay que recordar que la marihuana también produce cannabinoides, que entran de forma externa en nuestro cerebro para unirse a los receptores y simular los efectos de nuestros propios cannabinoides.

En Élite Seeds creemos que todavía queda mucho por descubrir sobre esta increíble planta y los beneficios que podría tener sobre nuestro cerebro. Ya estamos viendo los efectos casi milagrosos del CBD en algunas personas, y estudios que demuestran sus múltiples utilidades en el tratamiento de enfermedades crónicas graves.

Por eso, nosotros queremos ir más allá, y por eso hemos creado las primeras variedades de cannabis con alto contenido en THCV y CBDV, dos cannabinoides muy interesantes y desconocidos hasta ahora. El THCV, por ejemplo, podría ser un potente quema grasas, e incluso ser útil en el tratamiento de la diabetes, según han demostrado algunos estudios.

Por eso, creemos en la importancia de regular el cannabis, no sólo porque vemos inadmisible que se nos prohíba cultivar y consumir nuestra propia marihuana, sino también porque se podrían realizar más investigaciones para desentrañar todos los secretos de esta planta.

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies