Todo cultivador espera con ansia la etapa de floración, puesto que las plantas de marihuana comienzan a dar las deseadas flores. Eso sí, todavía nos queda un gran trabajo por delante porque en la etapa de floración es cuando las plantas de cannabis son más vulnerables.

En cultivos de exterior la marihuana comienza su etapa de floración cuando disminuyen las horas de luz, lo cuál suele ser al cabo de tres o cuatro meses. La ventaja del cultivo indoor es que podemos darle el crecimiento que queramos modificando el régimen de iluminación.

 

¿Cuándo pasar a etapa de floración?

Para saber cuándo pasar nuestras plantas a fase de floración tendremos que tener en cuenta que el número de plantas de marihuana por m² es proporcional al tiempo de crecimiento. Cuantas más plantas pongamos, menos espacio tendrán para desarrollarse.

Por otra parte, si dejamos que crezcan en exceso corremos el riesgo de quemar los cogollos. Por eso, lo ideal es que nunca dejes que se acerquen a unos 35cm de las lámparas que hay sobre ellas.

 

Cómo cuidar nuestro cultivo de interior durante la floración

Para comenzar la etapa de floración habrá que cambiar a un régimen de iluminación de 12 horas de luz y 12 horas de oscuridad, que se mantendrá hasta la cosecha. Esta etapa puede ser más o menos larga en función de la variedad que hayamos cultivado. Por eso, si elegimos variedades de floración rápida, como la Gorilla Snow Ultra CBD o las semillas de marihuana Early Widow, podremos obtener nuestra cosecha mucho antes.

Cuando las flores ya se han formado de manera visible, la temperatura de las plantas de marihuana debe mantenerse estable. Sin embargo, la humedad debe ir reduciéndose y la intensidad de la ventilación, aumentar. En las primeras semanas de floración debemos aplicar las últimas acciones preventivas contra hongos y plagas, ya que en fases posteriores será demasiado tarde.

Lo ideal en esta fase es mantener la temperatura de nuestro cultivo indoor entre los 24-25 grados para que las plantas de marihuana puedan completar su ciclo sin estrés. Por encima de los 27ºC el cannabis se debilita debido a la deshidratación, mientras que si bajamos la temperatura en exceso la planta deja de absorber nutrientes, debilitándose también.

Conforme avance la floración, debemos reducir la humedad del cultivo de interior hasta el 45-60%, incluso algo menos durante las semanas previas a la cosecha. Por encima del 60% los cogollos podrían empezar a pudrirse.

Por ello, en la etapa de floración hay que ventilar abundantemente nuestro cultivo indoor, pues de lo contrario podría darse la aparición de moho en nuestras plantas de cannabis. De hecho, al final de esta etapa lo conveniente sería dejar el ventilador puesto 24 horas.

 

El último estirón de nuestras plantas de marihuana

Durante las primeras semanas de floración, las plantas de marihuana todavía pegan un buen estirón, algunas variedades incluso llegan a doblar su altura. Hay que tener esto muy en cuenta a la hora de tomar la decisión de pasar a 12h, si la planta es ya muy alta crecerá demasiado y esto nos traerá problemas, cómo poca producción en las partes bajas, falta de estabilidad y lo dicho anteriormente, los cogollos demasiado cerca de la lámpara con el consecuente quemado.

Las primeras semanas mantendremos las condiciones de nutrición de la fase anterior, pero después debemos modificarlas. Normalmente, entre la segunda y tercera semana tenemos que aumentar los nutrientes de floración, de modo que cuando observemos los primeros cogollos debemos comprobar las recomendaciones del fabricante de fertilizante.

Además, no podemos olvidar que es entre las últimas semanas de crecimiento y las primeras de floración cuando podremos identificar el sexo de nuestras plantas. Si no hemos optado por semillas feminizadas, es en la etapa de floración cuando tendremos que separar las plantas macho de las hembras para evitar que las polinicen.Cuando dos tercios de los pistilos presenten un tono marrón o anaranjado, habremos llegado al fin de la etapa de floración y será el momento de recoger la esperada cosecha de nuestro cultivo indoor.