Apenas quedan dos meses para la Marcha Mundial de la Marihuana, el acto más reivindicativo por la regulación del cannabis en España. Por eso, los compañeros de la ConFAC se han plantado frente al congreso para promocionar la marcha y ofrecer sus propuestas de regulación a los congresistas que iban goteando desde el Parlamento, a los que también les han regalado cogollos, eso sí, de cáñamo. 

Si hace unas semanas veíamos al OECCC reunirse con los principales partidos políticos para debatir sobre la regulación, ahora es la ConFAC la que ha decidido plantarse frente al Congreso para exigir medidas. Ataviados con las camisetas de la manifestación, los manifestantes han comenzado a repartir cogollos de cáñamo entre los congresistas que iban saliendo del Parlamento, entre ellos Iñigo Errejón, de Más País o Miriam Nogueras de Junts x Cat.

Los participantes en este acto creen que “es necesario regular los diferentes usos del cannabis, dar una protección a las personas que decidimos libremente utilizar esta planta para el consumo´´. Por eso, han apelado a la responsabilidad de toda la sociedad, y hacen un llamamiento para poner este debate en boca de todos, “empezando por los políticos´´. Exigen seguridad pública para todos los consumidores, así como una ley que reconozca los derechos los de los usuarios. También piden que se debata sobre el tema en esta legislatura. 

No es la primera vez que se reparte marihuana en la calle

Aunque la acción haya sorprendido a muchos, no es la primera vez que se reparte cannabis en plena calle. De hecho, el año pasado denunciaron a Mamá Cultiva por repartir cientos de plantas de marihuana entre los asistentes a la Marcha Mundial en Paraguay. También lo vimos con Fernanda de la Figuera, cuando le entregaron un enorme ramo de cogollos frente al juzgado el día que se celebró el juicio de MaríasxMaría. 

Sin duda, necesitamos que se nos escuche cada vez más fuerte. Todas las acciones reivindicativas son positivas para conseguir colocar el cannabis en la agenda política y social de nuestro país. Gracias a todos aquellos colectivos que día a día se esfuerzan por dar voz a los consumidores y cultivadores de cannabis, y que luchan por una regulación justa para todos.