Desde que comenzó el Estado de Alarma, miles de consumidores de cannabis se han quedado desabastecidos ante el cierre de clubes y asociaciones. A su vez, aumenta la inseguridad de adquirir marihuana en el mercado negro, con los movimientos limitados y controles de policía por doquier. Por eso, los usuarios reclaman que se considere a la marihuana como bien de primera necesidad.

Tanto el Círculo de Podemos Cannábico y la ConFAC emitieron sus propios comunicados defendiendo la regulación del cannabis para evitar que miles de pacientes vuelvan a quedarse sin su medicina. Éste último fue firmado por multitud de plataformas y asociaciones, y fue acompañado de una exitosa campaña por redes sociales. 

Debatir sobre una posible regulación del cannabis todavía genera ampollas en ciertos sectores de la sociedad. Muchas personas siguen ligando la marihuana a progresismo e izquierdas, cuando en realidad es un movimiento que trasciende cualquier política. Por eso, vemos habitualmente en este tipo de debates comentarios vejatorios hacia los consumidores, donde se nos tacha de ”yonkis, porretas, drogatas, vagos” y un largo etcétera. 

Por eso, creemos que es importante que los políticos comiencen a tratar este tema con la seriedad que requiere. La gran mayoría de consumidores queremos dejar de escondernos por el simple hecho de haber elegido el cannabis en vez del vino o del tabaco. No creemos que nuestro consumo sea más problemático que el de otras drogas que sí son legales. De hecho, multitud de estudios demuestran que la marihuana es menos dañina que el alcohol y el tabaco, y además posee menos efectos secundarios a corto y largo plazo. 

Regular el cannabis, ¿Solución a la crisis?

Desde que el OECCC publicara el documental ‘Marihuana: Primero las Personas’, diversos medios de alcance nacional han analizado la necesidad de los consumidores de contar con un amparo legal. Además, se ha abordado la posibilidad de crear un escenario donde el cannabis sea legal, para ayudar a paliar los duros efectos que esta crisis tendrá sobre la economía española. 

Nosotras lo tenemos claro. El sector cannábico está preparado para saltar al terreno legal y seguir creciendo y generando riqueza y empleo en España. Ahora es el momento de adelantarse al resto de países y regular la marihuana de forma integral. Fomentar el autocultivo, pero también la distribución en establecimientos legales y asociaciones. 

También te puede interesar: