Llámanos ahora: +34 622 27 59 20|info@eliteseeds.com

Falsos clubes de cannabis: un problema en aumento

2019-12-12T12:40:41+00:00 diciembre 12th, 2019|Uncategorized|0 Comments

Si por algo destaca Barcelona es por ser una de las ciudades europeas donde más se consume marihuana. Esto ha provocado que, al igual que en el resto de la península, se genere una gran cultura alrededor de La Planta. Por desgracia, es en esta ciudad donde más se concentran los falsos clubes de cannabis, negocios que se aprovechan para lucrarse con la venta de marihuana a través de estas asociaciones.

Las asociaciones de consumidores son un invento Made in Spain que han servido como ejemplo para muchos países que se han interesado por la regulación del cannabis. El modelo, basado en el autocultivo colectivo, supone que varios miembros puedan aportar mediante las cuotas la financiación necesaria para que se pueda cultivar cannabis y luego repartir la cosecha según sus necesidades de consumo. 

Pero muchos traficantes aprovechan para fundar sus propias ‘asociaciones’ para poder vender marihuana sin levantar sospechas. Es en Barcelona, donde existe una legislación que regula estos clubes, donde se han podido encontrar más casos. 

Si paseas por Las Ramblas, seguramente te pare algún captador de estos clubes, que te ofrecerá ir a su asociación a consumir y comprar marihuana. Ya es un hecho denunciado en otras ocasiones, y que no solo daña la  reputación de las verdaderas asociaciones, sino que supone un quebradero de cabeza para los vecinos.

Inversores extranjeros buscan hacer negocio abriendo falsos clubes de cannabis

Uno de los últimos casos ha sucedido hace tan solo unas semanas. Los vecinos del número 476 de la calle Còrsega, en el barri de Gracia, han denunciado que un fondo de inversiones quiere instalar un club de cannabis en el bajo de su edificio. Se enteraron tras ver a varios obreros accediendo a su fachada un sábado por la mañana, con la intención de instalar una salida de humos.

Según explicaron los propietarios al diario La Vanguardia,“Al final nos cansamos de que nadie nos dijera a santo de qué venían tantas obras en los bajos, así que le pedimos el expediente al Ayuntamiento y descubrimos que los nuevos inquilinos estaban haciendo todos los trámites para abrir un club de cannabis, y la verdad es que por aquí ya tenemos suficientes clubes´´. 

Viendo que con los falsos clubes de cannabis ya sucedía algo similar a las casas de apuestas, decidieron cambiar los estatutos de la comunidad para prohibir la instalación de cualquier establecimiento de este tipo. Además cerraron la azotea con un candado, para que ningún obrero pudiera instalar una salida de humos.

Las asociaciones cannábicas no deben tener ánimo de lucro

 
Indignados, y sabiendo que les estaba “mintiendo descaradamente´´, le dijeron que no le darían las llaves del candado de la azotea. “Entonces se puso serio y se marchó al aeropuerto. Al poco regresó y se puso a hacer fotografías del candado. Nos dijo que nos demandaría si no le dejábamos terminar sus obras, que nos sacaría 100.000 euros´´. Los propietarios le dijeron, amablemente, que se marchara. 
 
falsos clubes de cannabis

Los vecinos del barrio de Gracia protestan por la apertura del club cannábico. Foto: Ana Jimenez / La Vanguardia

El ayuntamiento, por su parte, dice que los bajos cumplen con los requisitos urbanísticos requeridos en el plan especial de clubes de cannabis. El consistorio también explica que le consta desde julio la existencia de un comunicado de obras para instalar, entre otros, un extractor de humos. Los afectados no creen la versión del Ayuntamiento, y subrayan que no piensan que “un club en estos bajos cumpliera con las distancias que estos establecimientos han de guardar con respecto a muchos equipamientos, según establece su plan especial´´. Además, está prevista también la construcción, a poco más de 60 metros, de un espacio para jóvenes. Esto entraría en contradicción con la norma de que un CSC no debe estar a menos de 100 metros de cualquier centro educativo. 

Desde Élite Seeds recomendamos encarecidamente que los consumidores nunca acudan a estos falsos clubes de cannabis. Sus propietarios, muchas veces personas ajenas al sector, aprovechan del sistema de asociaciones cannábicas para vender marihuana procedente del mercado negro. Su fin no es ni educativo, ni medicinal, y mucho menos cultural, sino una mera tapadera para lucrarse. Es por ello que necesitamos también una regulación del cannabis medicinal y recreativo. Es la mejor forma de evitar que surjan este tipo de negocios sumergidos, y se ampare más al consumidor. 

También te puede interesar:

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies