La legalización del cannabis también trae consigo la liberación de todos aquellos que fueron arrestados por delitos que ya no lo son. En Nevada, donde la marihuana recreativa es legal desde 2017, indultaron automáticamente a más de 15.000 personas que previamente habían sido condenadas por posesión de cannabis.

En concreto, se trataba de aquellas condenas por posesión de pequeñas cantidades de la marihuana, menos de una onza, y que abarcó desde las decretadas en enero de 1986 hasta enero de 2017. La resolución del gobernador Steve Sisolak fue aprobada por unanimidad por la Junta de Comisionados de Indultos del estado el pasado miércoles.

Y es que, en un Estado donde transportar hasta 28 gramos de cannabis (una onza) es legal, no tiene sentido que miles de personas sigan pagando multas o en la cárcel por precisamente haber llevado pequeñas cantidades de esta sustancia en el bolsillo. 

¿En qué consisten los indultos de Nevada?

Hay que aclarar que los indultos no anulan las condenas impuestas, pero son capaces de restablecer los derechos fundamentales de los ciudadanos afectados. Desde la capacidad de votar hasta participar en un jurado o poseer armas de fuego, entre otros. Los indultados también pueden presentar un formulario para acelerar su proceso de documentación.

El Fiscal General del Estado, Aaron Ford, anunció a través de Twitter que dan “un paso más hacia la justicia al perdonar a miles de nevadenses por acciones que la población decidió que ya no deben ser ilegales´´. Además, añadió que se siente orgulloso de trabajar codo con codo con el gobernador con el fin de facilitar a los habitantes de Nevada la obtención de empleo, vivienda y ayudas para ir a la universidad. “Juntos estamos haciendo que la reforma de la justicia penal sea una prioridad en Nevada´´, subrayó.

Las personas que quieran acogerse al indulto recibirán indicaciones por parte del secretario de la Junta de Comisionados de Indultos del estado de Nevada. Éste será la autoridad máxima para conceder el perdón incondicional a los condenados.

“La prohibición del cannabis fue precipitada por las nociones racistas´´

Un gesto de la Junta que sorprendió a los activistas por los derechos de los consumidores fue admitir que “la prohibición federal del cannabis fue precipitada, en parte, por las nociones racistas de que el consumo de cannabis incitaba a las minorías a la violencia´´.

Esto supone reconocer que el paradigma de la violencia por cannabis tiene tintes racistas y discriminatorios, y que por este mismo motivo, se mermaron los derechos de millones de ciudadanos durante décadas. 

También te puede interesar: