Con una demanda de consumo creciente, España encabeza el cultivo de marihuana en Europa: en un año y dos meses se han incautado más de 25 toneladas en el marco de la Operación Verde, el dispositivo de la Policía Nacional contra el cultivo ilegal y tráfico de marihuana.

Entre agosto de 2019 y octubre de 2020 han intervenido 800 plantaciones de marihuana, con casi medio millón de plantas de cannabis. Con ellas, más de 7 millones de euros, ya que las organizaciones criminales europeas compran la marihuana en España.

Los puntos históricos de cultivo exterior debido a su clima se extienden ahora a otros lugares por la proliferación del cultivo indoor. De hecho, Granada es ahora la región española que más marihuana produce debido a esta causa.

Puede parecer más complicado montar un indoor, pero también se multiplica el rendimiento de la planta. La Policía Nacional ha detectado un perfeccionamiento en las plantaciones indoor, en las que se utilizan semillas de mejor calidad y avanzados sistemas de fertilización y ventilación.

Pero ¿qué pasaría si se legalizara la marihuana en España?

Toda esta operación se centra en redes de tráfico ilegal que encuentran en España su primer eslabón, donde se cultiva; pero se extienden por toda Europa.

Sin embargo, la legalización de la marihuana supondría un gran obstáculo para las organizaciones ilegales. En todos aquellos sitios en los que se ha legalizado se ha producido una disminución de la criminalidad, ya que su venta deja de ser rentable para las mafias en el momento en que el público puede obtener la marihuana por vías legales.

En lugares como Canadá o Colorado, el impacto de la legalización de la marihuana fue absolutamente drástico en la reducción de las tasas de criminalidad. Se estima que la legalización de la marihuana en España produciría una fuerte debilitación de las organizaciones criminales, que se reducirían en un 80%.

Está claro que la prohibición del cannabis hace que, en bastantes ocasiones, caiga en las peores manos las de personas que no son apasionados de la planta ni consumidores, sino delincuencia oportunista que se aprovecha de la situación y la demanda de la peor manera.

Pero no sólo eso: el Estado está perdiendo dinero con la ilegalización de la marihuana. Además de la enorme inversión que se realiza para perseguir este tipo de delitos (2.000 agentes han participado en las intervenciones de la Operación Verde), la recaudación en impuestos que se podría obtener gracias a la legalización de la marihuana no es cosa menor.

Según un análisis llevado a cabo por la Universidad Autónoma de Barcelona publicado en la revista Cáñamo, la legalización del cannabis en España traería consigo más de 3.300 millones de euros anuales en concepto de impuestos y cotizaciones a la seguridad social.

No obstante, aún queda mucho recorrido en el camino a la legalización. Los últimos avances vienen de la mano de Podemos, que está ultimando una ley para regular el cultivo, aunque por el momento no parecen haber convencido a sus socios del PSOE. Según el propio Pablo Iglesias, Pedro Sánchez ríe cuando hablan del tema y éste dice: ‘Presidente, no te rías, que esto son muchos recursos’. Y lo son, vaya que sí.