Llámanos ahora: +34 622 27 59 20|info@eliteseeds.com

Porqué el CBD podría ser la clave para conseguir la regulación del cannabis

2019-01-16T12:37:50+00:00 enero 16th, 2019|Actualidad|0 Comments

CBD. Probablemente una de las siglas más escritas del último año. De la palabra Cannabidiol, esta abreviatura se ha convertido en uno de los posibles ejes de la regulación del cannabis a nivel mundial. La nueva ola CBD es sin duda la más grande de los últimos años. Este cannabinoide se ha popularizado en todo el mundo, al ser una sustancia segura, sin ningún efecto secundario y carente de psicoactividad.

En realidad, este movimiento comenzó hace algunos años, cuando bancos de semillas como Élite Seeds, pioneros en la crianza de genéticas ricas en CBD, comenzamos a vender variedades con ratios 1:1 CBD:THC. Al principio, la desinformación hizo que la gente creyera que estas variedades CBD Rich no tenían THC, y que por tanto no colocaban.

Pero tan pronto como se comenzaron a cultivar y probar estas variedades, los consumidores descubrieron una forma totalmente de disfrutar de la marihuana. Las genéticas 1:1 son variedades con un contenido similar tanto en CBD como en THC. Está demostrado que el CBD funciona como amortiguador de los efectos del THC, por lo que, sumado a que son plantas con un porcentaje menor en THC que las tradicionales THC Rich, sus efectos psicoactivos son reducidos. Pero no inexistentes.

El THC, aunque en menor cantidad, sigue estando presente. Y se nota. La diferencia es provoca una sensación mucho más llevadera. No corres riesgo de colocarte demasiado o de incapacitarte para hacer tus tareas diarias, por lo que es una perfecta opción para consumir durante el día. Viendo el interés que comenzaba a cobrar el CBD, decidimos fabricar semillas sólo CBD. Así nació la Solodiol, la primera variedad del mercado con más de un 24% de CBD y menos de un 1% de THC.

CBD: Si no coloca, no es ilegal

El potencial del CBD era evidente. Y muchas empresas supieron ver el negocio en este cannabinoide. En países como Francia, Bélgica, Suiza o Italia comenzaron a abrir cientos de tiendas especializadas en la venta de todo tipo de productos con CBD. Desde cogollos de cáñamo hasta hachís, aceites, cremas y comestibles. En España también se comenzaron a comercializar multitud de estos productos en growshops y asociaciones. Sin embargo, la falta de regulación ha dejado a esta sustancia en el limbo. No es ilegal, pero tampoco puede comercializarse libremente.

Por eso, las autoridades comenzaron a cerrar tiendas, requisar productos e imponer sanciones a aquellas empresas que vendían CBD. Al no ser una sustancia regulada, no existen controles sobre su comercio, y por tanto, no se puede vender para el consumo humano. Mientras tanto, al otro lado del charco, el CBD se ha convertido en una de las sustancias más rentables de la industria cannábica.

El Cannabidiol ha abierto las puertas del consumo responsable, e incluso inocuo, del cannabis. Ha demostrado que los consumidores no sólo están atraídos a la planta por su componente psicoactivo, y que, incluso, éste a veces les supone un impedimento para consumir cuando les apetezca. Los usuarios del cannabis no somos diferentes a los del vino o la cerveza.

A nosotros también nos gusta disfrutar de los sabores, aromas y matices de lo que tomamos. Quien disfruta de un buen vino no lo hace por emborracharse, sino por darse un agradable capricho que, además, te levanta los ánimos. Y al igual que muchos consumidores de estas bebidas alcohólicas optan por tomarlas en su versión 0%, también a nosotros nos apetece a veces consumir cannabis sin THC.

El CBD como eje de la regulación

Antes, el Cannabidiol estaba reservado para los consumidores medicinales. Pero ahora, ha cobrado un gran protagonismo entre los usuarios lúdicos. En Estados Unidos o Canadá, los dispensarios se quedan sin stock, pero muchos otros negocios que se dedican a vender productos con CBD también están haciendo su agosto. Ellos son los que llegan a la otra parte del público. A la que no es consumidora. A la que no le gusta colocarse y que probablemente no haya probado un porro en su vida. Gracias al CBD, el cannabis está consiguiendo limpiar su imagen ante la sociedad, manchada por la desinformación y por años de prohibicionismo y persecución.

El hecho de que estén surgiendo muchos nuevos negocios dedicados al CBD evidencia que hay una sociedad pidiendo a gritos la regulación. Consumidores que incluso prefieren comprar cannabis no psicoactivo en estas tiendas para no tener que recurrir al mercado negro.También demuestra que se puede hacer un uso responsable del cannabis, y que la sociedad está interesada en llevarlo a la práctica.

Un estudio realizado por la Universidad de Bath y el King’s College de Londres (Reino Unido), demostró que el cannabis del mercado negro europeo cada vez tiene un mayor contenido en THC, pero no en CBD. Esto destaca especialmente en el hachís, donde tradicionalmente se ha encontrado una mayor concentración de CBD, al provenir tradicionalmente de genéticas afganas ricas en este cannabinoide.

Concretamente, los niveles de THC en el hachís del mercado negro han aumentado de un 10% a un 17% entre los años 2011 y 2016. Según comentó el autor principal del estudio, Tom Freeman, “Estos hallazgos evidencian que el hachís ha cambiado rápidamente en toda Europa, lo que ha hecho que se convierta en un producto más potente y de mayor valor´´.

Freeman está seguro de que el Cannabidiol podría ser la solución para reducir los riesgos del consumo de THC. “El CBD tiene el potencial de hacer que el cannabis sea más seguro. Lo que estamos viendo en Europa es un aumento del THC y niveles estables o decrecientes de CBD, lo que hace que el cannabis tenga más efectos secundarios. Estos cambios en el mercado ilícito están en gran parte ocultos de la investigación científica y son difíciles de identificar por los responsables políticos. Una opción alternativa podría ser intentar controlar el contenido de THC y CBD a través de la regulación´´.

Consumir cannabis, como cualquier otra sustancia psicoactiva, tiene sus riesgos y posibles efectos secundarios, derivados normalmente por hacer un uso indebido de esta planta. Que el CBD haya entrado en el campo de batalla supone un salvavidas para la planta. No sólo por su gran aportación a la medicina, sin también como un eje regulador del consumo de cannabis.

Porque si la marihuana y el hachís que se vende en el mercado negro es cada vez más rico en THC y menos en CBD, es un buen momento para ofrecer una alternativa más segura a los consumidores. La actual ley no está reduciendo el consumo, sino más bien lo contrario. En Élite Seeds pensamos que es más sencillo ofrecer alternativas, y sobre todo amparo, a los usuarios; Vender cannabis rico en THC, pero también ratio 1:1 CBD:THC y cogollos ricos en CBD sin THC. Este tan sólo es uno de los muchos motivos por los que se debería regular la marihuana. Razones hay de sobra, tan sólo falta voluntad.

 

 

 

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies