Las semillas de cáñamo, también llamadas cañamones, son grandes desconocidas para el público general. Todos hemos oído hablar de las semillas de chía o de la quinoa, pero pocos saben que las semillas de cáñamo son un superalimento.

Como sabemos, el cáñamo es una variedad de la planta cannabis sativa que se cultiva específicamente para su uso industrial. Las semillas de cáñamo son ricas en ácidos grasos omega 3, minerales, vitaminas y fibra, lo que hace de ellas un ingrediente perfecto para cualquier dieta. Pero, sobre todo, son una increíble fuente de proteínas.

Las proteínas de la semilla de cáñamo son de alta calidad, ya que contienen todos los aminoácidos esenciales, haciendo que se digieran mejor que las proteínas de la carne. Por esta razón, su consumo es muy recomendable en dietas veganas y vegetarianas.

Por hacerse una idea, las semillas de cáñamo contienen aproximadamente un 30% de proteínas, frente al 15% que contiene la quinoa.

 

La proteína de cáñamo, un suplemento en tendencia.

En los últimos años hay un sector que ha empezado a conocer mejor los beneficios de las semillas de cáñamo: los deportistas. Los suplementos de polvos de proteína de cáñamo se han convertido en una tendencia al alza y no es de extrañar, teniendo en cuenta sus múltiples beneficios.

Los polvos de proteína de cáñamo son suplementos nutricionales cada vez más populares que se obtienen moliendo semillas de cáñamo prensadas hasta obtener un polvo fino.

Las semillas de cáñamo se procesan, expulsando el aceite mediante prensado en frío para eliminar el exceso de grasa de las semillas. El resto de harina obtenida de las semillas de cáñamo se muele para para producir un fino polvo de proteína de cáñamo.

Los dos tipos de proteínas más importantes y abundantes que se encuentran en las semillas de cáñamo son la albúmina y la edestina, presente hasta en un 80%.

Las semillas de cáñamo tienen un contenido en proteínas mucho mayor en comparación con la mayoría de fuentes de proteína vegetales. La proteína de cáñamo es una proteína de liberación lenta y, por lo tanto, es beneficiosa para los deportistas que buscan prevenir la pérdida de masa muscular.

Además, la proteína de cáñamo resulta muy versátil en la cocina. Se puede añadir a una gran variedad de recetas para aprovechar sus beneficios nutricionales: batidos y zumos, brownies, masa de pizza, tortitas… Tiene un sabor terroso que muchas personas disfrutan, aunque es mejor consumirlo mezclado con otros ingredientes debido a su textura arenosa.

 

Los beneficios nutricionales de las semillas de cáñamo.

Los múltiples beneficios de las semillas de cáñamo no se reducen a su elevada concentración de proteína.

Las semillas de cáñamo también contienen una alta cantidad de grasas “buenas”, es decir, que son una gran fuente de ácidos grasos omega saludables, como el omega-3 y el omega-6, en la proporción recomendada de 3:1.

Las grasas omega saludables pueden reducir el riesgo de enfermedades coronarias, favorecen la salud del corazón y pueden reducir el riesgo de osteoporosis.

Además, las semillas de cáñamo poseen propiedades antioxidantes. El estrés y el daño oxidativo son responsables de causar y agravar trastornos como la artritis, el cáncer o distintas enfermedades inflamatorias.

Sus propiedades antioxidantes hacen que la inclusión de las semillas de cáñamo en la dieta ayude a prevenir el estrés oxidativo y sus nefastas consecuencias.

Las semillas de cáñamo son también una gran fuente de fibra, que favorece la digestión y ayuda a reducir el apetito incrementando la sensación de saciedad. Los polvos de proteína de cáñamo contienen 5g de fibra por cada 30g de proteína.

Además, el consumo de semillas de cáñamo peladas es un excelente aporte de hierro, otro motivo añadido por el que incluirlas en cualquier dieta, pero más aún si cabe en las dietas veganas y vegetarianas. El hierro ayuda en la formación de la hemoglobina, y ésta, en la de los glóbulos rojos, por lo que es un mineral esencial en cualquier dieta para ayudar a prevenir la anemia.

Como siempre decimos, esta planta milenaria tiene multitud de usos, muchos de ellos apenas explorados. Los nutricionistas ya están descubriendo su potencial y seguro que las semillas de cáñamo pronto acompañan a otros superalimentos en muchas despensas.